Atardecer

En esta vida, o mejor dicho en esta sociedad, siempre tendemos a clasificar o etiquetar todo. Ya sean personas o cosas. ¿Eres de papá o mamá? ¿Perro o gato? ¿Zapato o zapatilla? ¿Coche o moto? ¿Vino o cerveza? ¿Agua o refresco? Y siguiendo con esta tónica ¿amanecer o atardecer?
Pues bien, lo mejor es no tener porque elegir. Disfrutar de todas las opciones debería ser la "mejor elección" de todas. Sin embargo, hay momentos y situaciones en las que uno debe decantarse siempre por algo.

Y aquí era donde quería llegar, el amanecer o el atardecer es uno de los momentos fotográficos donde mejores y más espectaculares tomas se pueden hacer. Sin embargo, en caso de tener que escoger entre uno yo me quedo con el atardecer. 

Y no, no tiene nada que ver con el hecho de madrugar, que también podría ser, sino por el hecho de las luces y colores que en el ocaso se consiguen. Y más dependiendo de la estación en la que estemos. 

Sirvan las dos instantáneas, la de esta entrada y la siguiente para ilustrar el por qué de mi elección:


  • Esta primera es de un ocaso en el que tan solo 40 minutos antes había llovido. Atardecer de febrero con temperaturas relativamente suaves para la semana que había hecho

Atardecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM FEED

@franmrtnez